banner
 
  2 de Septiembre de 2014
 
 
 
   

Usuario: Clave:
 
  registrate
 
Propuestas didácticas
Recursos
Correo
Aula Virtual
 
 

 

Acceso ilimitado desde los centros educativos de la ANEP

 
 
anilla
 
Los usuarios opinan
         
9 de Noviembre de 2012

El proyecto fue elaborado por 12 alumnos de segundo año 2 del liceo Nº 24 de Paso de la Arena

Código de convivencia

Solidaridad y compañerismo. Dos valores que siempre deben estar presentes en las relaciones entre estudiantes y con docentes. Así lo entienden los chicos del segundo B del liceo Nº 24 de Paso de la Arena, autores de un código de convivencia que establece acuerdos para el funcionamiento del centro de estudio. El proyecto, realizado en el marco del Campeonato por la Vida y la Convivencia del programa Pelota al Medio a la Esperanza, resultó ganador entre 47 iniciativas del todo el país.

 

Código

El código surge de la necesidad de establecer acuerdos, para intentar mejorar el relacionamiento entre nuestros pares, dicen los estudiantes.



Código


 

 “Solidaridad y compañerismo son fundamentales, eso no puede dejarse de respetar”, asegura Iara Pérez.



Código


 

 En la elaboración del código también participó un delegado liceal.

Queremos
tu opinión
¿Te gustó este
artículo?
1 2 3 4 5

Comenta este artículo
Botón Comentar
Recomienda este artículo
Botón Recomendar
El intenso calor de la jornada no impidió que el hall central del liceo luciera colmado. Estudiantes y familiares, alegres y orgullosos, aguardaban que comenzara la ceremonia de premiación del concurso “Proyectos de Convivencia”. Es que en esa instancia darían a conocer a el fruto de un trabajo que insumió varios meses y que les otorgó la categoría de “ganadores”: un código de convivencia que hasta el momento se mantenía en secreto.

En pocos minutos, el protocolo dio paso a la presentación del proyecto. Un reglamento que establece deberes, derechos y obligaciones para todos los integrantes del liceo. Entonces se escuchó, entre los deberes, que el respeto, la solidaridad y el compañerismo deben estar presentes en todo momento y que es necesario evitar la violencia y las agresiones tanto físicas como verbales. En el lugar de los derechos, los chicos ubicaron la participación en distintas actividades sin discriminar y ser discriminados; escuchar y opinar sobre las actividades llevadas a cabo en el liceo y aportar sugerencias que beneficien la convivencia. A la hora de acodar obligaciones optaron por obedecer a quien, o quienes, estén a cargo de ellos; favorecer el encuentro y el entendimiento; así como respetar y adaptarse a las reglas establecidas. Al finalizar la presentación, a cargo de la estudiante Iara Pérez, las ovaciones invadieron el lugar.

Enseguida, los doce chicos que participaron del proyecto y la docente que los guió, Carla Ilardía, recibieron los premios: 50.000 pesos para la refacción de las canchas del liceo, pues el proyecto incluía también la recuperación de los espacios deportivos y recreativos del centro. Este galardón fue otorgado por el Ministerio del Interior; mientras que ANTEL, como patrocinador de la iniciativa, entregó a cada alumno participante del proyecto una tablet. Y otra vez los aplausos se hicieron sentir; por el código, por los premios y porque el centro educativo resultó además ganador de la competencia de fútbol por el departamento de Montevideo y ahora  disputará las finales con los otros clasificados del interior del país en partidos preliminares del fútbol de Primera División.

Del acto, que tuvo lugar el jueves 8 de noviembre, participaron los ministros de Interior, Eduardo Bonomi y del MIDES, Daniel Olesker; la presidenta de ANTEL, Carolina Cosse; la consejera del CES, Emma Zaffaroni y el director de Educación del MEC, Luis Garibaldi.

La fiesta culminó con la actuación del conjunto musical “Pa'entrar en calor”. 

Los fatales

La idea de participar del Campeonato por la Vida y la Convivencia surgió a instancias de la profesora de Educación Física, Carla  Ilardía. Resulta que la docente se sorprendía cada vez que sus colegas le comentaban los graves problemas de conducta que presentaban los alumnos de los  segundos años del liceo, ya que en las clases de Educación Física esa problemática no aparecía.

Entonces, propuso analizar con los chicos las razones por las que al aire libre se sentían a gusto y en el aula cambiaban. “Empezamos a hablarlo, a trabajarlo, a ver qué significaba la convivencia para ellos; pensamos que más allá de lo deportivo, necesitaban algo que regulara el funcionamiento del grupo. Y surgió este código con deberes, derechos y obligaciones que ellos dividieron bastante bien. Se planteó como un desafío a partir de una autocrítica que ellos mismos hicieron”, narra Ilardía a Uruguay Educa.

Uno de los dos segundos años se entusiasmó con la propuesta y empezaron a reunirse los viernes, fuera del horario de clase, durante dos horas. En ese sentido, la directora de la institución, Milka Boer afirma que el proyecto se elaboró “en silencio total”.

Algunos estudiantes abandonaron la propuesta y una docena permaneció hasta el final. En aquellos días, durante las reuniones de trabajo, había muchas coincidencias entre las ideas de los chicos y las propuestas de unos se complementaban con las de los otros, recuerda la alumna Lucía Delgado.

Agrega la profesora que los estudiantes que por algún motivo no podían asistir a los encuentros enviaban sus impresiones por escrito. E indica que se trata de un grupo de alumnos “muy críticos, muy duros con ellos mismos, pero que están dispuestos a llevar el código a la práctica y hacerlo cumplir”. 

Iara Pérez y Lucía Delgado hablan en representación de sus compañeros y se muestran orgullosas de los logros. Dicen que entre los estudiantes se producen muchas agresiones verbales y físicas a docentes y a compañeros, y que a partir de la presentación del reglamento, los creadores se sienten comprometidos a hacerlo respetar y a acabar con ese tipo de situaciones.

Añaden luego que tanto dentro del liceo como en sus familias “llamó la atención que en un grupo tan complejo como el nuestro se hiciera algo tan lindo. Es una buena oportunidad para el liceo, tener las canchas bonitas y a la vez una buena convivencia. Nos gustó mucho recibir un premio tan importante y que fuera para nuestro grupo que se porta mal. Somos los malos pero a la vez tenemos cosas positivas que nos permitieron ganar”.

Ver el Código de convivencia completo AQUÍ

Comenta este artículo


Nombre:
Tema:
Mensaje:
envía
 
 

Quiénes somos | Contáctenos | Propiedad Intelectual

 
anep
Consejo de Educación Inicial y Primaria Consejo de Educación Secundaria Consejo de Educación Técnico Profesional Consejo de Formación en Educación