banner
 
  18 de Septiembre de 2014
 
 
 
   

Usuario: Clave:
 
  registrate
 
Propuestas didácticas
Recursos
Correo
Aula Virtual
 
 

 

Acceso ilimitado desde los centros educativos de la ANEP

 
 
anilla
 
Los usuarios opinan
       
19 de Marzo de 2012

Para la institución escolar la interacción con el niño y su familia es fundamental

Convivencia en la escuela

Las relaciones que establecen los niños en la escuela son, generalmente, los vínculos más importantes que trascienden el ámbito familiar. Allí, conviven y trabajan dentro de un marco de valores propios que caracterizan la vida escolar; enfrentan conflictos tanto entre chicos como con adultos. Aprender a resolverlos es una parte importante del aprendizaje.



convivencia 


Es importante buscar el camino del entendimiento  y la coherencia para evitar conflictos que puedan confundir y perjudicar al niño.



Convivencia


En el ámbito escolar, los niños enfrentan conflictos entre ellos y con los adultos, resolverlos es parte de un aprendizaje que los acompañará durante toda la vida



Convivencia


El respecto por la dignidad humana, la cooperación, la solidaridad y la no discriminación constituyen valores básicos para la escuela.

Queremos
tu opinión
¿Te gustó este
artículo?
1 2 3 4 5

Comenta este artículo
Botón Comentar
Recomienda este artículo
Botón Recomendar
En la escuela los chicos aprenden nuevas formas de relacionamiento, adquieren normas y modelos de convivencia que amplían lo aprendido en el hogar. Conocen a otros niños, integran un grupo con el que establecen una estrecha interrelación. En ese marco surgen relaciones de amistad, compañerismo, apoyo mutuo, solidaridad y también celos, competencia y enojo.

De acuerdo a la guía “Ayudemos al niño a aprender a convivir”, elaborada por el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la niñez y el pasaje por la escuela serán decisivos tanto para los aprendizajes fundamentales de conocimientos académicos como para aprender algo indispensable para la vida: la capacidad de integrarse en forma saludable en diferentes grupos. Expresan las autoras del material, Elaiza Pozzi y Rosario Valdés, que “esta experiencia posibilita el pasaje paulatino desde el micro mundo familiar hasta su integración activa y creativa en la comunidad en la cual se habita.” 

Como en toda convivencia, en la escuela también están presentes los conflictos; y estos pueden producirse tanto entre adultos y niños como entre los mismos chicos. Aprender a manejarlos y a resolverlos es un aprendizaje fundamental. Mencionan las autoras que, en ocasiones, se intenta imponer determinado punto de vista por la fuerza, algo que genera la aparición de sentimientos de violencia. Entonces, mencionan, se necesita un proceso de acompañamiento de los adultos que educan para que los pequeños aprendan a expresar sus emociones negativas sin perjudicarse a sí mismos ni a los demás.

Ante un conflicto, señala la guía, será tarea de los adultos transmitir normas y caminos que habiliten la participación activa  y responsable de los niños en la búsqueda de soluciones. “Es preciso abrir espacios de comunicación, brindar ejemplos y modelos que ayuden al niño. (...) El aprendizaje por medio del miedo y la coacción estimulan la obediencia pero no la comprensión y verdadera integración de formas adecuadas de convivencia.”, dicen Pozzi y Valdés.

En este sentido, la guía sugiere:
• Establecer normas claras en las rutinas de la vida cotidiana
• Enseñar con el ejemplo
• Estimular a que los niños expresen sus emociones y sentimientos sin desbordes que puedan dañarlos o dañar a otros.
• Compartir actividades de la vida familiar y establecer acuerdos para el desarrollo de las mismas.
• Los juegos de mesa – cartas, ludo, dominó – permiten aprender a esperar turno y a respetar reglas sencillas.

La relación con el maestro

Indican las autoras que el vínculo que se estable entre el alumno y el maestro es relevante para el éxito del aprendizaje. Mencionan también que la comunicación y el acercamiento de la familia al docente y a la escuela también son esenciales.

“El maestro, al generar un vínculo escolar de buenas relaciones, basadas en la confianza y el respeto mutuo, habilita a que se desarrolle en el niño el deseo de aprender. Es importante que los padres reconozcamos ante los niños el valor de los vínculos generados en el aula.”, sostienen. Además, el diálogo familia – escuela es una herramienta fundamental para que el pequeño aprenda con confianza.
Ante un conflicto entre el niño y el maestro, las autoras sugieren hablar con el docente “de adulto a adulto”. Y aconsejan evitar emitir juicios sobre lo que pasa en la institución y lo que pasa con el maestro sin antes haber averiguado lo que realmente sucede.

“Como familia tenemos el derecho a ser escuchados y plantear nuestros puntos de vista en un clima de respeto y comprensión.”, afirman.
Para favorecer la comunicación con la institución se puede aprovechar la hora de entrada y salida para conversar con el maestro o con directores, asistir a las reuniones y, de acuerdo a las posibilidades de cada uno, buscar alternativas de participación como, por ejemplo, realizar trabajos voluntarios.
Una buena relación maestro – alumno incide en los niveles de motivación con que el niño transita por los procesos de enseñanza y de aprendizaje, y por lo tanto en el logro de las metas individuales y grupales.

Sin embargo, puede ocurrir que, con o sin fundamento, en la relación padres – maestro surjan desencuentros, por ejemplo, por  contradicciones entre las normas que plantea la escuela y las que promueven los padres en el hogar.

Dice la guía que, muchas veces, los padres esperan que la escuela resuelva algunos problemas que deberían ser tratados por la familia. De igual forma, es común que la institución escolar espere que la familia solucione problemas que son responsabilidad de la escuela. “En estos tiempos, a la hora de educar a nuestros hijos los padres nos enfrentamos a dificultades vinculadas, por un lado, con la falta de tiempo y, por otro, con las preocupaciones que genera ser adulto en un mundo difícil. No siempre tenemos la instancia para sentarnos a conversar con nuestros hijos.”
El material destaca que la familia y el docente tienen diferentes roles en la educación de los chicos y que ambos son imprescindibles y complementarios. 

La escuela y el niño 

El chico necesita desarrollar un nivel de autoestima adecuado, aprender a expresar sus sentimientos, entablar relaciones con sus pares y sentirse parte de una comunidad que lo apoya.
También debe desarrollar un espíritu de investigación, aprender de sus errores y considerarlos un estímulo para crecer, manejarlo con materiales nuevos y desafiantes e incorporar herramientas que le ayuden a enfrentar lo inesperado, señala el material.

Por otra parte, en el ámbito escolar el pequeño tiene la posibilidad de desarrollar valores como el respeto y la tolerancia, además de aprender a manejar los sentimientos y a trabajar en equipo.
Mientras que en el plano interpersonal, cuando el vínculo que establece el chico con el maestro es positivo, cálido y confiable su crecimiento afectivo e intelectual se ve favorecido. 
“Todo niño es un sujeto con posibilidades de aprendizaje. Al realizar su función educativa la escuela le brinda al niño lo que le pertenece por derecho.”, expresan las autoras.
 
Ver primera parte de la guía AQUÍ
Ver segunda parte de la guía AQUÍ
Ver tercera parte de la guía AQUÍ
 

Comenta este artículo

  • como ser, como hacer   charruaxiem
    Lunes, 07 de Mayo de 2012
    Me es muy útil este material, se lo llevare a la maestra de mi hijo..

  • Poner en practica   Alfonso vargas
    Viernes, 23 de Marzo de 2012
    este tema es de mera importancias para reducir el nivel de agreciones entre alumnos ____________________ manager rd @ http://artitaje.com.


Nombre:
Tema:
Mensaje:
envía
 
 

Quiénes somos | Contáctenos | Propiedad Intelectual

 
anep
Consejo de Educación Inicial y Primaria Consejo de Educación Secundaria Consejo de Educación Técnico Profesional Consejo de Formación en Educación